Una de las grandes dudas que surgen a la hora de reformar una cocina reside en el tipo de electrodomésticos a utilizar.

Los electrodomésticos integrados son una opción que cuentan con más aceptación cada día. Muchas son las personas que han apostado por este tipo elementos para equipar su cocina.

Más ventajas que desventajas

Como casi todo lo que pasa en la vida, los electrodomésticos integrados cuentan con una serie de puntos a favor y algún que otro inconveniente.

Sin embargo no debemos olvidar que si tanta gente está apostando por ellos en sus cocinas, es porque claramente las ventajas superan, de largo, cualquier aspecto negativo que pudieran tener.

Su principal ventaja es, sin lugar a dudas, el diseño. El hecho de permanecer ocultos a la vista permite crear estancias armónicas y más acogedoras. Frigoríficos que se esconden detrás de una puerta como si de una despensa se tratara, un lavavajillas que permite que los armarios no se vean interrumpidos y poder crear una sensación más limpia y recta, etcétera.

Otra ventaja que nos ofrecen es la facilidad de limpieza. Al continuar la línea del resto de muebles de la estancia, el proceso para quitar polvo, grasa o cualquier tipo de mancha en general es mucho más rápido.

Permite, además, crear un espacio amigable en el que poder desarrollar distintas acciones y no limitarlo exclusivamente a las tareas tradicionales así como permitir que solo queden a la vista aquellos electrodoméstico que consideremos oportunos pudiendo esconder el resto.

En una línea similar destaca el aprovechamiento del espacio, especialmente en cocinas de tamaño limitado.

Por contra, su principal inconveniente está en que se necesita una obra para acoplar el aparato. Si se va a realizar una reforma en la cocina no presenta ningún problema pero sí podría presentarlo en caso de querer cambiar un electrodoméstico concreto a posteriori.

En este sentido, las marcas están avanzando a pasos agigantados para minimizar este problema. También trabajan para solucionar la menor capacidad de carga de los primeros modelos y que poco a poco se van igualando.

 

La alta demanda de estos electrodomésticos, ha hecho que las marcas se vuelquen cada vez más en ellos. Incluso llegando a poder ser utilizados también como electrodomésticos independientes en muchos casos. Pero siempre con la premisa de ofrecer diseños innovadores y prácticos.