El toldo: elemento indispensable para el verano. |

Vacío

0,00 €

El toldo: elemento indispensable para el verano.

El toldo: elemento indispensable para el verano.

11/07/2018 - 13:20

¿Sabías que un buen toldo reduce hasta 10 °C la temperatura de tu casa? ¿O que te puede ahorrar hasta un 80% en el consumo de aire acondicionado?

Con el verano el toldo se convierte en un básico en terrazas y jardines. Puedes ponerlos en balcones, porches, terrazas o incluso en una ventana. Pero antes de ir a por el tuyo, tendrás que considerar dónde instalarlo, el tamaño que necesitas, y también la orientación de tu casa (norte o sur), pues dará un tipo de sombra u otro.

En este post de Albani Mobiliario te facilitamos las 10 claves más importantes para escoger tu mejor toldo.

 

1. ¿Qué toldo va mejor en cada espacio?

Depende del tamaño de la estancia va a ir bien un toldo u otro. En las ventanas pequeñas, convienen los toldos de capota. En balcones, los modelos telón, que tienen brazos abatibles fijados a una barandilla, para que puedas ponerlo en posición vertical. Si tu terraza es grande, los toldos de brazos articulados son un acierto, por su estabilidad y precisión.

 

2. Cuándo optar por una pérgola

Si dispones al menos de 16 a 20 metros de exterior, tu opción ideal es una pérgola. La ventaja de esta estructura fija es que permite poner un toldo de medidas más grandes y que pueden colocarse tanto adosadas a una pared como en medio de la terraza, del patio o en cualquier rincón del jardín.

 

3. Con cofre, ¡qué gran idea!

Existen tres tipos de toldos en función de su estructura: con cofre, con semicofre o sin él. El toldo con cofre es el más resistente y el que no lo tiene, el menos. Cuando está en posición cerrada, el mecanismo con cofre protege totalmente tanto la tela como la estructura y eso da mayor vida útil al toldo.

 

4. ¿Conoces los toldos en kit?

Puedes comprar un kit que incluye la estructura de aluminio, una manivela, bases para la pared y tornillos y evitar así los gastos de instalación porque lo montarás tú mismo. Y tranquilo porque dispondrás de un DVD con instrucciones para hacerlo que te resultará la mar de fácil.

 

5. Toldos motorizados, todo comodidad

En solo unos segundos, el toldo baja a la altura que quieras. Lo hace gracias al sistema de motorización, que puedes instalar fácilmente, incluso en un toldo que ya tengas. Además de resultar más cómodo, la lona queda perfectamente tensada y el toldo dura más, pues las aperturas y cierres son más suaves.

 

6. ¿Incluyo también sensores?

Puedes completar el equipamiento con sensores de viento y vibración, para que el toldo se cierre solo si llueve o hay mucho viento. Los sistemas más sofisticados incorporan programación horaria, sensores de presencia y ¡hasta la posibilidad de simular que la casa está ocupada!

 

7. Las mejores telas para toldos.

La lona debe bloquear de forma efectiva el sol. Entre los distintos tipos de lonas, encontramos las de poliéster, la opción más económica, pero dura menos y los colores se desgastan antes. Las acrílicas filtran el 80% de los rayos UV y resisten bien el viento y la lluvia. Por último, también son perfectas las telas microperforadas, que filtran el 94% de los rayos UV y son la que mejor ventilación tienen.

 

8. ¡El color importa!

Cuanto más oscuro es el color, mayor protección solar ofrece, pero oscurece el ambiente proyectando más sombras. Puedes poner lonas claras si hay ventilación, como en una pérgola.

 

9. Pregunta a tu comunidad de vecinos

Dado que un toldo afecta a la estética del edificio, antes de decidirte por un modelo debes consultar a la comunidad si hay algún acuerdo sobre el color o diseño de la tela (lisa, a rayas azules y blancas, etc.), las medidas o la ubicación. No sea que luego se quejen y haya sido trabajo en vano.

 

10. Cuidados para que duren más

Ahora que ya estamos en verano, abre el toldo y lávalo con una manguera, por los dos lados. La presión del agua te ayudará a quitar los restos y las manchas. Si es el toldo de una ventana, puedes usar un pulverizador de agua y frotar con un cepillo. Emplea un jabón neutro (nunca utilices productos químicos y abrasivos) y repasa de vez en cuando con una esponja todo el mecanismo. Así durará más.

 

¿Cuánto dura un toldo? Incluso los de máxima calidad, en óptimas condiciones, tienen una vida media de 10 años. Perdiendo color y tensión, pueden aguantar cinco más. Pero, ¿cómo puedes hacer que dure más? Recuerda recoger el toldo si llueve o hace viento. Y espera siempre a que esté seco para recogerlo, porque si está mojado al plegarlo, conservará la humedad y se pueden formar manchas o moho. Si todo el mecanismo funciona, un buen truco es cambiar solo la lona para renovarlo, ¡así te saldrá más económico!

 

Ahora que ya sabes que el toldo es un gran elemento que puede ayudarnos a mejorar nuestra vida en las terrazas o jardines durante el verano, puedes mejorar las estancias con decoración o colores en los muebles para que cree un conjunto. ¡Pásate por Albani Mobiliario y deslúmbrate con los colores de esta temporada!